Decenas de turistas se dispersaron entre las tres grandes tumbas egipcias y la esfinge en las afueras de El Cairo, la primera atracción turística que se reabrió junto con el Museo Egipcio de la plaza central de Tahrir.