El Gobierno estadounidense aboga por que “estas personas vuelvan a sus países de origen, ya sea para ser custodiados o para ser llevados ante la Justicia”, según unas declaraciones publicadas por el Departamento de Estado.