La farmacéutica estadounidense decidió este martes retrasar la llegada al viejo continente de la esperada Janssen, tras la decisión de las autoridades estadounidenses de suspender cautelarmente su uso. La razón, seis casos “raros y graves” de coágulos en pacientes inoculados.

Concretamente, los seis casos registrados son mujeres con edades entre los 18 y los 48 años, y sus síntomas se produjeron entre seis y trece días después de la vacunación.

Estaba previsto que Europa recibiera en las próximas semanas cientos de miles de dosis de la vacuna Janssen, de la que tan solo es necesario recibir una inyección. España esperaba recibir de Johnson & Johnson hasta cinco millones y medio de dosis de su vacuna durante el segundo trimestre del año, 300.000 de las cuales debían llegar esta misma semana, y destinadas a las personas de 70 a 79 años.