El país sudamericano se convirtió en el segundo mayor epicentro de la pandemia de coronavirus y la Casa Blanca dijo el domingo que prohibirá el ingreso a Estados Unidos a la mayoría de extranjeros que hayan estado en Brasil en las últimas dos semanas.