Es la cifra más baja en varias décadas y lejos de los 110.000 acogidos en 2017

El gobierno de Estados Unidos anunció este jueves (26.09.2019) que reducirá fuertemente el número de admisiones de refugiados para el año fiscal 2020 (que comienza en octubre de 2019 y se extiende hasta septiembre de 2020).

Es un número considerablemente inferior al “techo de refugiados” impuesto por las autoridades estadounidenses para el año fiscal 2019, que establecía la admisión de 30.000 personas.

Esta cuota debe ser discutida ahora con el Congreso antes de ser confirmada por Donald Trump.

“Esta propuesta para la admisión de refugiados reafirma el compromiso permanente de Estados Unidos para ayudar a las personas desplazadas del mundo, al mismo tiempo cumpliendo con nuestra primera prioridad de proteger y de servir al pueblo estadounidense”, informó el Departamento de Estado.

Organizaciones protectoras de los refugiados y migrantes, como el American Immigration Council, han reaccionado rápidamente en Twitter. “Vergonzoso (…) Hasta hace muy poco, EE.UU. ofrecía refugio cada año a más personas que todas las demás naciones combinadas”, se ha quejado esa organización.