Según la Casa Blanca, esas dos potencias ya no cumplen los criterios necesarios para beneficiarse del programa preferencial en el que se encuentran.