El Gobierno de Estados Unidos ha notificado este jueves de forma oficial a Naciones Unidas su petición de extender el embargo de armas impuesto contra Irán, una decisión que podría provocar un roce diplomático entre Washington y sus aliados.