Una inauguración no exenta de polémica ya que buena parte de la Comunidad Internacional está en contra de dicho traslado al considerar que no facilita, sino que dificulta, un acuerdo de paz con las autoridades palestinas.

Decenas de países, entre ellos la mayoría de europeos, no han asistido este domingo a una recepción del Ministerio de Exteriores israelí con presencia del titular de esa cartera y primer ministro, Benjamín Netanyahu, para festejar la inauguración de la embajada.

Nentanyahu ha instado a todos los Estados a trasladar sus embajadas de Tel Aviv a Jerusalén, que alberga las instituciones de gobierno y que para el país es su capital, aunque no es reconocida como tal por la mayoría de la comunidad internacional. “Insto a todos los países a unirse a Estados Unidos en trasladar sus embajadas a Jerusalén”, ha afirmado durante el evento.