Los gobernadores de los estados de Estados Unidos más afectados por la reaparición de nuevos casos de coronavirus interrumpieron o revirtieron las medidas para reabrir sus economías el miércoles, encabezados por California, el estado más poblado del país y nuevo epicentro de la pandemia.