China denunció hoy que Estados Unidos le ha exigido el cierre inmediato de su consulado general en la ciudad estadounidense de Houston, informó hoy la Cancillería del país asiático, que consideró la medida una provocación “sin precedentes”.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Wang Wenbin afirmó hoy que “EE. UU. ha pedido el cese inmediato de todas las operaciones del consulado a partir del día 24 de julio”, lo que supone “una violación de las normas internacionales y de los acuerdos consulares entre los dos países, así como un intento de socavar las relaciones bilaterales”.

El consulado chino en Houston fue cerrado “para proteger la propiedad intelectual estadounidense y la información privada de los estadounidenses”, declaró este miércoles un vocero del Departamento de Estado, luego de la enérgica protesta de Pekín por esa decisión.

“La Convención de Viena dice que los diplomáticos deben ‘respetar las leyes y reglas del país anfitrión’ y ‘tienen el deber de no interferir en los asuntos internos de ese Estado'”, afirmó sin dar más detalles la portavoz del Departamento de Estado Morgan Ortagus en una visita del jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, a  Copenhague.

Pekín denuncia el cierre del consulado un día después de que EE. UU. acusase a sus servicios de Inteligencia de apoyar los ciberataques de dos ‘hackers’ chinos contra empresas de 11 países para intentar robar datos de la vacuna para la COVID-19 y secretos de tecnología militar. Hasta la fecha, este ha sido el último episodio en el aumento de la tensión entre los dos países. 

Entretanto, medios estadounidenses como la cadena Fox denuncian hoy que “documentos y otros materiales están siendo quemados en el patio del consulado”, mientras que la prensa china prevé un “terremoto” en los lazos bilaterales, según expertos citados de forma anónima por el rotativo Global Times.