El jefe del Pentágono, Mark Esper, ha anunciado este viernes el envío de un número indeterminado de tropas a Arabia Saudí como respuesta al reciente ataque contra las refinerías saudíes del que Washington y Riad culpan a Irán.

“El presidente ha aprobado el envío de fuerzas estadounidenses que serán de naturaleza defensiva y se centrarán principalmente en la defensa aérea y de misiles“, ha dicho en rueda de prensa Esper tras una reunión en la Casa Blanca con Donald Trump.

El titular del Pentágono también ha indicado que Washington “trabajará para acelerar la entrega de armamento a Arabia Saudí y EAU para mejorar su habilidad de defenderse a sí mismos”.

Esper también ha citado a Trump para reiterar que “EE.UU. no busca un conflicto con Irán”, aunque ha advirtido de que “hay muchas otras opciones militares disponibles de ser necesarias”.