El Gobierno de Estados Unidos ha puesto fin este lunes a cuatro décadas de objeción legal a los asentamientos israelíes en territorio ocupado en Cisjordania, una oposición que se amparaba en que éstos violan la ley internacional y cuyo fin ahora promete dificultar aún más los esfuerzos de paz en la región.

“El establecimiento de los asentamientos israelíes en Cisjordania no es incompatible de por sí con la ley internacional”, ha afirmado el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en una rueda de prensa.

El Departamento de Estado deja así atrás una opinión legal que emitió en 1978, durante la Presidencia del demócrata Jimmy Carter, y que declaraba que los asentamientos civiles israelíes en territorios ocupados palestinos eran “incompatibles con la ley internacional”.