La transfusión permite eliminar el virus más rápidamente y limitar el daño al organismo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este domingo (23.08.2020) la autorización para transfundir de urgencia plasma sanguíneo de personas curadas del coronavirus a pacientes hospitalizados, un tratamiento muy utilizado en ese país.

Apenas unos minutos antes del inicio de la rueda de prensa del presidente, la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) había anunciado que daría esa autorización, que está bajo su responsabilidad y no de la del jefe de Estado.

La FDA ya autorizó la transfusión de plasma de personas recuperadas del coronavirus en determinadas condiciones, como parte de ensayos clínicos o para pacientes en circunstancias desesperadas. 

Más de 70.000 pacientes ya han recibido una transfusión de plasma extraído de personas convalecientes, según el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar.

La autorización emitida el domingo permitirá ampliar la población de pacientes susceptibles de recibir una transfusión. Azar dijo que los primeros resultados mostraron una tasa de supervivencia un 35 por ciento más alta para los pacientes de COVID-19 que recibieron una transfusión sobre los que no la recibieron.