Estados Unidos ha anunciado su salida del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, un órgano internacional al que el Gobierno del presidente Donald Trump ha criticado duramente por  mostrar prejuicios arraigados contra Israel.

La embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, fue la encargada junto al Secretario de Estado, Mike Pompeo, de anunciar la retirada de su país del citado Consejo. Haley aseguró que esta decisión no significa, de ningún modo, que los Estados Unidos abandonarán su compromiso con los derechos humanos.

Tras este anuncio, el Secretario General de la ONU, António Guterres, ha asegurado que el Consejo de los Derechos Humanos, con sede en Ginebra, forma parte de toda “la arquitectura de los derechos humanos” y “representa un importante papel” en la promoción y defensa de estos en todo el mundo”.

El Consejo de Derechos Humanos es un órgano intergubernamental dentro del sistema de las Naciones Unidas, que no solo busca proteger y promover los derechos humanos, sino también abordar sus violaciones y hacer recomendaciones al respecto.

También es un foro de discusión de todos los aspectos temáticos de los derechos y libertades fundamentales y de las situaciones que requieren su atención a lo largo del año. Los miembros son elegidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Foto de archivo: ONU/Elma Okic