El país deja la Unión de Naciones Sudamericanas, de la que es sede, por su falta de operatividad durante los últimos dos años, pero seguirá buscando nuevas vías de integración regional. De esta forma, Ecuador se convierte en el séptimo país en menos de un año que suspende su participación en el organismo, después de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, que lo hicieron el 20 de abril de 2018.