Las autoridades calificaron los desmanes como hechos “plenamente delictivos”

– El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha dispuesto este jueves el estado de excepción en el país “Con el fin de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos”, ha dicho Moreno desde el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo.

La ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, informó por su parte que cerca de 200 personas fueron detenidas durante la jornada de protestas convocada por distintos actores sociales, en respuesta a la decisión del presidente Lenín Moreno de liberar el precio del combustible, además de otras medidas que se adoptaron para acceder a un crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Romo sostuvo que las fuerzas de seguridad arrestaron a 195 sospechosos, de los que 150 fueron detenidos en Guayaquil, “en su mayoría asociados al robo y vandalismo”. La autoridad aseguró que “en este tipo de actos no está en discusión el subsidio (a los combustibles) o la reforma laboral”, pues subrayó que se trató de hechos “plenamente delictivos”.

Moreno dijo esperar que este viernes “la situación se normalice”, y aclaró que “los puntos más violentos están controlados”. Pese a ello, las clases se suspendieron como medida de precaución y será retomadas previsiblemente el lunes.