La sede del Parlamento ecuatoriano fue tomada el martes (08.10.2019) por el lapso de aproximadamente una hora por manifestantes de sectores indígenas, que desde primera hora se concentraron en un parque de la capital, Quito, en la víspera de una gran movilización prevista para el miércoles contra la reforma económica del Ejecutivo.

Además, un grupo de asaltantes irrumpió en la sede de la Contraloría General del Estado en Quito donde provocaron destrozos, tras lo cual la Fiscalía y el Consejo de la Judicatura suspendieron sus actividades este martes.

Este mismo martes, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ordenó un toque de queda nocturno para proteger las sedes públicas y otras zonas estratégicas ante las fuertes protestas sociales por el alza de precios de los combustibles, que acechan al Congreso y a la Casa de Gobierno.

Los disturbios y protestas en diferentes puntos del país se suceden desde el pasado jueves a raíz de medidas económicas adoptadas por el Gobierno como la retirada del subsidio a los combustibles.

Primero salieron a la calle los transportistas, que bloquearon carreteras y vías de acceso. A ellos se sumaron después sindicatos, estudiantes y otros sectores, pero lo que ha llevado la tensión a su cénit ha sido la llegada masiva de indígenas a la capital desde diferentes lugares del país.

El mandatario ecuatoriano abandonó el lunes de manera inesperada la sede presidencial, el Palacio de Carondelet, en el casco histórico de Quito, para viajar a Guayaquil, donde ha establecido el gobierno de manera provisional a la luz de la situación de seguridad que se vive en el país.