El huracán Dorian ha causado cinco muertos en las Bahamas y su lento avance sigue prolongando el calvario de los habitantes del archipiélago, antes de continuar su recorrido hacia las costas de Estados Unidos donde se ha decretado la evacuación de más de un millón de personas.

Los cinco fallecidos, entre ellos un niño, perdieron la vida en las Islas Ábaco.

El primer ministro del archipiélago caribeño, Hubert Minnis, en una rueda de prensa, dijo que se trata de una tragedia histórica que habrá que superar con mucho tiempo. Ha añadido que una veintena de personas habrían resultado heridas, en el punto de entrada de Dorian en el archipiélago.