A través de una carta, el presidente del Partido Popular Europeo, Donald Tusk, exige expulsar a Fidesz, la formación del primer ministro húngaro.

Tusk reconoce que la situación generada por el coronavirus puede “justificar” medidas extraordinarias, pero insiste en que “no se puede abusar” de ellas ha instado a los miembros del partido a “reconsiderar” su posición. Alega que la ley de emergencia aprobada en Hungría es “políticamente peligrosa y moralmente inaceptable”.

El pasado lunes, el Parlamento húngaro aprobó una enmienda que autoriza al ejecutivo de Viktor Orban a gobernar por decreto por tiempo indefinido.