Después de dos semanas de haber sido declarado vencedor en las elecciones del pasado 3 de noviembre, Joe Biden, podrá empezar a llevar a cabo las operaciones necesarias para asumir la presidencia el próximo 20 de enero.

La Administración de Servicios Generales (GSA), encabezada por Emily Murphy, ha enviado una carta a la campaña de Biden en la que se le comunica que se inicia el proceso burocrático y administrativo para la transferencia de poderes.

La Ley de Transición Presidencial establece que, una vez que la GSA haya “ratificado” los resultados electorales, deberá iniciar el proceso para una transferencia de poderes ordenada.

Trump ha indicado que, después de más de dos semanas, había dado a Murphy el visto bueno para proceder a una transición para la administración del presidente electo, a pesar de los planes de continuar con las impugnaciones legales.