La primera ministra británica, Theresa May, tendrá que enfrentarse hoy a una moción de confianza después de que su partido, el Conservador, recibiese las cartas necesarias para iniciar ese proceso, motivado por el panorama de caos por el proceso del Brexit.

Es un proceso interno del partido conservador, no una moción de censura del conjunto del Parlamento británico. Entre sus características destaca que el voto es secreto y May debe ganar por mayoría simple (tendría que conseguir 158 apoyos si votan todos los diputados de su grupo).

La votación se llevará a cabo entre las 18.00 y las 20.00 horas del miércoles en la Cámara de los Comunes.