El presidente Michel Aoun aceptó la renuncia del primer ministro, Hasan Diab, pero le pidió que siga en funciones hasta la formación de un nuevo Ejecutivo

El primer ministro del Líbano, Hassan Diab, anunció este lunes la dimisión de su gobierno tras la devastadora explosión en Beirut que ha causado más de 200 muertos, 6.000 heridos y 300.000 hogares destruidos.

El anuncio llega en medio de protestas por tercer día consecutivo en los alrededores del Parlamento y la Plaza de los Mártires. La calle exige que cambie todo el sistema, desde el presidente hasta los diputados.

El Gobierno de Diab, formado en diciembre de 2019, en respuesta a la ola de protestas que estalló en octubre, no ha llegado a cumplir un año. El gabinete, formado con el respaldo del poderoso grupo Hezbolá apoyado por Irán y sus aliados, se reunió el lunes antes del anuncio en medio de una crisis que forzó la dimisión de los ministros de Información, Medio Ambiente y Justicia.

El Ejecutivo, que prometió una investigación exhaustiva de la explosión en el puerto, no accedió sin embargo a una investigación independiente, tal y como pedían los manifestantes.