El secretario de Defensa de Sri Lanka, Hemasiri Fernando, ha renunciado a su puesto después de que se revelara que los organismos de seguridad del país recibieron con antelación información sobre la serie de los atentados contra iglesias y hoteles de lujo del pasado domingo, en los que murieron 359 personas. El presidente del país, Maithripala Sirisena, se lo había pedido el miércoles.

El secretario de Defensa ocupa el tercer puesto en la cadena de mando de este despacho tras el presidente del país, Maithripala Sirisena, que posee también el cargo de ministro de Defensa, y al que sigue el viceministro de Defensa, Ruwan Wijewardene.

Wijewardene reconoció el miércoles que hubo un “lapsus” dentro de los equipos de inteligencia del país que recibieron información de los ataques y que “decidieron” deliberadamente no informar a Sirisena ni al primer ministro de la nación, Ranil Wickremesinghe. Así se incumplieron los protocolos para llevar la información al nivel más alto, razón por la que las autoridades admiten no haber actuado “oportunamente”.