El primer ministro tunecino, Elyes Fakhfakh, ha presentado su dimisión este miércoles tras varias semanas de polémica por su supuesta implicación en un delito de corrupción.