Un hospital privado de Río de Janeiro, situado en el barrio de Maracaná, se incendió por razones que aún se investigan.