Los criterios ESG se sitúan como pilares fundamentales del crecimiento corporativo

La situación de la COVID-19 nos deja un escenario en el que las siglas “ESG” se hacen más necesarias que nunca. La inversión en políticas de ESG (medioambientales, sociales, de gobernanza y de género, por sus siglas en inglés), se posiciona como uno de los pilares fundamentales del crecimiento corporativo sostenible de las empresas y de la creación de valor para sus accionistas, clientes y sociedad en general. 

En este contexto, se presenta IASE (International Association for Sustainable Economy), la primera asociación a nivel mundial que certificará a los profesionales en materia de ESG. Una asociación de reciente creación que utilizará procesos de formación 100% online con tecnologías de vanguardia para un aprendizaje eficiente, flexible y en constante actualización.

Son muchos los motivos por los que las corporaciones apostarán por impulsar los criterios ESG, desde IASE se señalan diez puntos estratégicos:

  1. Permite disponer de una estrategia corporativa plenamente compatible y responsable con la realidad que afronta nuestro planeta: Una estrategia que incorpore los criterios ESG permite a la empresa cumplir con los principios de desarrollo sostenible de Naciones Unidas. Además, la posiciona como una institución que apuesta y defiende los valores éticos que son plenamente compartidos por las principales organizaciones a nivel mundial.
  • Incremento del retorno de la inversión: En los últimos 12 meses el retorno de los fondos que invierten en empresas que disponen de un componente ESG alcanzan un mejor comportamiento que aquellos que no tienen asociada una política de inversión sostenible. Una brecha que, previsiblemente, irá en aumento. Sobre esta realidad se ha evidenciado de forma empírica que existe una elevada correlación entre empresas que cuentan con criterios ESG y los mejores resultados obtenidos.
  • Estructura del coste de financiación más eficiente: Incorporar métricas ESG en la gestión de procesos, y en especial, en la reducción de la huella de carbono, permite acceder a mejores fuentes de financiación que las políticas de gestión de recursos tradicionales.
  • Reducción de costes operativos y de producción: Disponer de una estrategia empresarial de largo plazo que incorpore criterios ESG contribuye a una potencial reducción de costes operativos y de producción tales como: coste energético, coste del tratamiento de agua, coste del tratamiento de residuos, coste de contaminación, etc., lo que claramente redunda en una mejora de los márgenes operativos de la organización.
  • Dispone de un sistema de gobernanza que está basado en las buenas prácticas profesionales y en principios éticos: Las organizaciones que introducen sistemas de gobernanza ESG incorporan procesos de decisión que toman en cuenta a todos los stakeholders de las mismas (accionistas, clientes, empleados, proveedores, etc.). También persiguen que la interacción de todos ellos se realice de forma óptima y siempre respetando criterios que garantizan la máxima profesionalidad y el cumplimento de los códigos deontológicos. 
  • Permite tener una cultura organizativa mucho más responsable: Aquellas organizaciones que introducen políticas de sensibilización a través de proyectos de formación sobre la importancia del ESG tienen un mejor rendimiento corporativo que aquellas que no. De hecho, constituyen todo un cambio de mentalidad que contribuye de forma decisiva a que la institución esté plenamente alineada con criterios medioambientales, sociales y de gobernanza. 
  • Mejora las oportunidades laborales dentro de la organización: Una adecuada política interna de igualdad, permite contribuir a generar  las mismas oportunidades laborales tanto a hombres como mujeres, incrementando la motivación de un segmento muy importante de la institución y, además, poniendo a disposición de la empresa una mayor cantidad de talento.
  • Hace posible la conciliación laboral con la vida familiar de los empleados:  Los criterios ESG permiten una mejor conciliación entre las exigencias de la vida laboral y la conciliación familiar mediante horarios más compatibles y/o la incorporación del teletrabajo. Todo ello repercute en crear un mejor clima laboral para toda la organización y contribuye a que el nivel de motivación sea más elevado respecto a las organizaciones que no tienen en cuenta este tipo de políticas.
  • Prepara a la organización para poder cumplir con los requisitos regulatorios: A nivel mundial la presión regulatoria es cada vez mayor. Y en el caso de los requerimientos ESG existen varias iniciativas internacionales que exigirán que las organizaciones incorporen criterios de sostenibilidad, sociales y de gobernanza tanto en su estrategia corporativa como en la propia operativa diaria. El incumplimiento de la nueva normativa conllevará penalizaciones, así como el consiguiente impacto en riesgo reputacional.
  1. Contribuye a que los clientes de la organización tengan una buena percepción de la imagen corporativa de la empresa: En la actualidad, existe una tendencia ascendente entre los consumidores por demandar productos y servicios de empresas que cumplan con criterios ESG. Solamente las organizaciones que tengan incorporados en su ADN dichos criterios, dispondrán de ventaja en un mercado global cada vez más competitivo.

Certificaciones IASE

IASE promoverá a través de sus dos certificaciones académicas la formación de profesionales para que cuenten con las competencias necesarias en materia de sostenibilidad, inclusión social y gobernanza  en todos los ámbitos  de la sociedad (gobiernos, empresas, administraciones públicas, comunidades y ONG´s).

Las certificaciones de IASE  han sido diseñadas con la colaboración de profesionales y académicos altamente experimentados en el ámbito ESG que provienen de diferentes países e industrias. Asimismo, IASE durante el mes de agosto ha llevado a cabo una consulta pública de sus dos syllabus a más de 120 organismos internacionales y corporaciones para plasmar sus comentarios y sugerencias en un documento final.

Los dos tipos de certificaciones gozan del máximo prestigio y reconocimiento para quienes buscan demostrar su compromiso en materia de ESG, y cumplen además con el código ético de IASE:

  • International Sustainable Finance Certification, dirigida al sector financiero.
  • International Sustainable Business Certification, dirigida al sector empresarial.

Podrán optar a las certificaciones ISF e ISB promovidas por IASE aquellas personas de diferentes perfiles profesionales, sin ser necesaria una titulación superior, con tan sólo 6 meses de experiencia profesional.

Para Javier Manzanares Allen, Presidente de IASE y Deputy Executive Director en el Green Climate Fund, “IASE se convierte a partir de ahora en la referencia en ESG a nivel internacional, con el objetivo de democratizar el acceso a la certificación profesional, también en el área de las finanzas y de la economía sostenibles a través de las certificación ISF e ISB . Para ello, es necesario formar a los profesionales para que informen adecuadamente a sus clientes y proveedores. Queremos que obtengan el conocimiento necesario para aplicar los estándares que exigen las organizaciones”.