Según ha informado la agencia estatal TAP, que cita al portavoz local de la Guardia Marítima, comandante Ali Ayari, se trata de un hombre de 56 años, originario de la ciudad meridional costera de Sfax, reincidente en el tráfico de personas y considerado uno de los organizadores “más peligrosos”.