El representante especial de la ONU para Libia afirmó que el Consejo de Seguridad es responsable de garantizar que ese país mantenga su integridad y recupere la estabilidad

 – En una videoconferencia desde Trípoli, Ghassan Salamé informó al Consejo de Seguridad que el conflicto armado en Libia no da muestras de disminuir.

Los enfrentamientos en los alrededores de Trípoli entre las fuerzas armadas libias y el Ejército Nacional Libio del general Khalif Haftar, quien encabeza un gobierno paralelo con sede en Bengasi, al este del país, han dejado unos 1100 muertos, entre los que se contaron más de cien civiles. Centenares de miles de personas se han desplazado y decenas de miles más han cruzado la frontera para refugiarse en Túnez.

Según el enviado de la ONU, más de 100.000 civiles se encuentran en la línea de fuego y al menos 400.000 viven en áreas directamente impactadas por la conflagración. La situación humanitaria es cada día peor y los alimentos y la salud, entre otros servicios básicos, son de muy difícil acceso. Las partes enfrentadas han intensificado los ataques aéreos con aviones y drones armados, además de que se ha incrementado el reclutamiento de mercenarios extranjeros.

Por si fuera poco, el vacío de poder que ha generado el conflicto sigue siendo explotado por DAESH en las áreas remotas de sur y centro del país. “Más preocupante todavía son las indicaciones de que los arsenales que envían los extranjeros que respaldan a una u otra parte caen en manos o se les vende a los grupos terroristas. Algunos elementos extremistas se legitiman uniéndose a la batalla. Esto es una receta para el desastre no sólo para los libios, sino también para sus vecinos y para la paz y seguridad internacional”, enfatizó.

Sadame denunció violaciones a las leyes humanitarias internacionales por ambas partes enfrentadas, aludiendo como ejemplo al bombardeo a un centro de detención de migrantes en Tajoura cometido el 2 de julio, que mató a 53 personas e hirió a 87, incluidos varios niños, pese que la ONU había comunicado a los actores enfrentados las coordenadas de esa y otras instalaciones de detención.

“Urjo al Consejo a llamar a las autoridades en Trípoli a tomar la decisión estratégica de liberar a los detenidos en esos centros”, puntualizó.