El opositor ruso Alexéi Navalny ha vuelto a ser detenido nada más pisar su país natal

Tras pasar cinco meses en Alemania recuperándose de un envenenamiento con una sustancia tóxica, que habrían perpetrado los servicios secretos por orden del Kremlin, según denuncia el opositor, Alexéi Navalny, sentado junto a su esposa Yulia aterrizaba en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo, a dónde fue desviado, aunque su llegada estaba prevista al de Vnúkovo.

Precisamente en Vnúkovo, las fuerzas de seguridad han detenido a medio centenar de seguidores de Navalni, también a varios periodistas, según el portal de la oenegé OVD-info.

Los servicios penitenciarios han confirmado su arresto, solicitado en virtud de la orden de busca y captura que pesaba sobre el opositor ruso.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha calificado su detención de “inaceptable” y ha pedido su “inmediata” puesta en libertad.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pidió este domingo (17.01.2021) la liberación inmediata del opositor ruso Alexéi Navalny, tras su “inaceptable” detención al llegar a Rusia en un vuelo procedente de Alemania, algo que el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, consideró una “ofensa” a la comunidad internacional y a Europa. “La detención de Alexéi Navalny a su llegada a Moscú es inaceptable. Pido a las autoridades rusas que lo liberen inmediatamente”, escribió Michel, que como -presidente del Consejo- representa a los gobiernos de Los Veintisiete.

Además, LituaniaLetonia y Estonia pidieron a la UE “medidas restrictivas” contra Rusia. “La detención de Aléxei Navalny es totalmente inaceptable. Exigimos su inmediata liberación”, apuntó en nombre de los tres países bálticos el ministro de Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis.

De igual forma, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que Washington “condena duramente” el arresto de Navalny y que “constatamos con gran preocupación que esta detención es el último de una serie de intentos por silenciar a Navalni y otras figuras de la oposición y voces independientes que critican a las autoridades rusas”.