La Marina de Brasil recogió manchas de petróleo halladas en la costa de Río de Janeiro, pero todavía no se determinó si corresponden al derrame que afecta desde hace tres meses a las playas del nordeste