En una operación conjunta de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Agencia Tributaria y Europol

– Agentes de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, en cooperación con la Policía de Países Bajos, Policía de Estonia y la Policía Judiciaria de Portugal, han procedido a la detención de cinco individuos por la comisión de un delito de Tráfico de Drogas por vía marítima. Los miembros de la organización, trataban de introducir en España procedente de Brasil más de media tonelada de cocaína y otras sustancias estupefacientes mediante habitáculos ocultos alojados en una embarcación de recreo identificada como IMAGINE propiedad de una empresa holandesa registrada a nombre de uno de los integrantes.

Dicha investigación se inició con motivo de un Auxilio Judicial Internacional que se inicia en virtud de solicitud de Cooperación Internacional de otros países de la Unión Europea, que permitió conocer y detectar las actividades previas que se estaban desarrollando desde España.

Inicialmente en la localidad de Barcelona, donde tiene lugar el evento que detona el inicio de la presente investigación, y posteriormente durante el año 2018 en las ciudades de Valencia, Huelva, Granada y Las Palmas de Gran Canaria, se sucedieron diferentes encuentros entre los miembros de la organización criminal que permitieron identificar los integrantes de la misma, así como la infraestructura logística y conexiones internacionales con otros países como Países Bajos, Estonia, Brasil, Reino Unido o Portugal que evidenciaban una voluntad clara de llevar a cabo las actividades detectadas.

España resultó ser un territorio idóneo desde el que materializar las actividades de transporte y utilizar como puerta de entrada a Europa de las sustancias estupefacientes pretendidas para su tráfico, si bien era en los Países Bajos donde sus miembros residían y enfriaban la operativa hasta hallar el momento adecuado para ser ejecutada, la cual ha requerido casi dos años.

El día 10 de julio de 2019, mediante diferentes herramientas de cooperación internacional a nivel judicial y policial entre países involucrados, y tras detectar el desplazamiento de la embarcación con rumbo a Europa, se ejecutó una actuación policial coordinada que tuvo por objeto la interceptación de la embarcación y sus tripulantes, obteniendo como resultado la detención hasta ahora de cinco personas como integrantes de la organización criminal (una nacionalidad estonia, una británica y dos holandesas), practicando siete registros domiciliarios, e interviniendo la embarcación, evidencias electrónicas y digitales, media tonelada de cocaína, 520 gr de cristal, y un arma de fuego 9mm con el número de serie borrado, así como dinero en efectivo y material náutico (documentos, cartas náuticas, GPS y teléfonos satélite).