Viajaban en un bote neumático que pretendía cruzar el Mediterráneo y llegar de forma irregular a las costas de Europa, según ha informado la Agencia para los Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR). Alrededor de otras 150 personas habrían sido rescatadas y llevadas de vuelta al país magrebí, donde recibieron ayuda médica y humanitaria de la organización.

Charlie Yaxley, portavoz de ACNUR para África y el Mediterráneo, en un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter, ha afirmado que si el balance de muertos se confirma se trataría de “la mayor pérdida de vidas en el Mediterráneo central en 2019”.

De acuerdo con el último informe de la Organización Internacional para las Migraciones, 426 personas han fallecido en el mar en lo que va de año tratando de llegar a las costas de Europa y otras 3.750 han sido transferidas a centros de detención en Libia.