Autoridades de Ciudad de México y de su zona metropolitana declararon este martes un riesgo ambiental extraordinario por altos niveles de contaminación, lo que implica la restricción al tránsito vehicular y la reprogramación de un juego de semifinales del torneo de fútbol mexicano. Según informa DW, las medidas vienen en medio de complicadas condiciones meteorológicas y numerosos incendios en el centro del país que han acentuado la contaminación.