Hay cuatro fallecidos cerca de la ciudad de Mbandaka en la provincia de Équateur, a unos 600 km de la capital, Kinshasa, ambas ciudades están conectadas por el río Congo

La República Democrática del Congo ha declarado oficialmente este lunes una undécima epidemia de fiebre del Ébola en el país, con el resurgimiento de un brote en el noroeste del territorio, que se suma a la décima que aún continúa en el este y que ya se ha cobrado la vida de 2.280 personas desde agosto de 2018. Un brote que además se agrava en estos momentos por el aumento en los casos de COVID-19.

La RDC también se enfrenta a una epidemia de sarampión que ha matado a más de 6.000 personas desde principios de 2019, así como a episodios de cólera y, como tantos otros países africanos, los estragos de la malaria.