En los tiempos que corren, empezar un artículo con semejante titular puede resultar un tanto extraño, puesto que quizás se asemeja más a la idea de quienes desgraciadamente no tienen recursos y viven como pueden… Nada más lejos de la realidad. Este es el nuevo concepto que se ofrece en el complejo residencial Jardines Hacienda del Rosario de Aedas Homes, en Sevilla. Más de 1.000 viviendas de dos, tres y cuatro dormitorios, con lavadero, trastero y plaza de garaje.

Así que, “vivir en un parque”. Esa es una de las ideas con la que ha nacido este complejo inmobiliario. Y… ¿cómo se ha desarrollado? Pues hablamos de una parcela con una superficie similar a 11 campos de futbol, donde el arquitecto, Miguel Ángel Gea, ha diseñado un parque y ha introducido siete edificios de viviendas, o ha proyectado siete edificios que abrazan distintas partes de un parque. En cualquier caso, podemos afirmar sin paliativos que el orden de los factores no altera el producto: un gran conjunto de zonas verdes con multitud de árboles autóctonos, donde el espacio fluye entre los edificios.

No he querido denominarlos bloques ni torres, puesto que son edificios longitudinales con tramos de distintas alturas, que se pliegan de forma orgánica, abrazando al parque con su parte cóncava. Un parque que alberga a parte de las citadas zonas verdes, una gran piscina de más de 1.000 m2 de superficie, un club social, pistas polideportivas y de pádel, juegos infantiles y un circuito de running de más de 1.300 m2… Si fuera a vivir con mis hijos, les diría que vamos a vivir en la isla de Peter Pan.

Las zonas verdes e instalaciones comunes fue lo primero en construirse, para que desde el momento en el que llegasen los primeros vecinos pudieran disfrutarlas. Aunque estén pensadas para todo el conjunto de edificios, Aedas Homes se reserva un fondo para ir supliendo las cuotas de intercomunicad de los bloques que aún no se hayan construido. No vas a pagar más comunidad por irte el primero a vivir.

Y si nos ponemos un poco más técnicos, la construcción de los edificios es fina y elegante, con panales de hormigón prefabricado en fachada, lo que les confiere una imagen homogénea de bandas blancas y negras. La prefabricación suele eliminar errores. Los portales, los accesos, el sendero para llegar, todo está bien resuelto, accesible para todos.

Hay que decir que hoy en día, con la normativa existente en torno a la edificación, es difícil hacer malos edificios. Podrán gustar más o menos, pero en cuanto a prestaciones, materiales, eficiencia energética, aislamiento térmico y acústico e instalaciones no hay color a como se ha venido construyendo en España años atrás.

Siempre me gusta poner el siguiente ejemplo, ¿usted se compraría un coche de los años 70?, ¿incluso de los años 90? Pues con las viviendas sucede lo mismo, no hay comparativa posible en cuanto a cómo se construye hoy en día a hace tan solo 30 años. ¿Cuántos extras y equipamientos llevan los coches actuales? Las viviendas cuentan con aislamientos térmicos en su fachada, acústicos con el resto de vecinos, ventanas que conservan el confort en el interior e instalaciones de energía solar y ventilación. Pero ahí no acaba la cosa (puesto que lo descrito no deja de ser exigencias de la normativa actual). En el diseño de las viviendas de Jardines Hacienda del Rosario destaca principalmente su ventilación cruzada: todas sus estancias tienen ventanas al exterior, ya sea al parque o a la calle, sin que sean necesarios los patios de luces a los que tanto estamos acostumbrados. De esta manera, al abrir las ventanas, se generan corrientes de aire que refrigeran el interior de las viviendas de forma natural.

Ahora se están empezando a entregar las primeras viviendas, el segundo edificio está en construcción y según palabras del arquitecto: “cuando estén todos construidos formarán en su conjunto y relación con el parque, un único edificio, una barriada nueva”.

Y sí, está a las afueras, pero al volver no tardé ni 20 minutos en llegar a Nervión Plaza.

David Martínez

Arquitecto