la campaña, dotada con 1,64 millones de euros, está especialmente dirigida a los jóvenes y adolescentes en la prevención y detección temprana de las conductas violentas, de las primeras señales del maltrato y del uso responsable de las nuevas tecnologías, para prevenir el ciberacoso.

El eslogan bajo el que se desarrolla la campaña es “Cuéntalo”.

25112014Campaña2014La campaña está dirigida a jóvenes desde los 13 años. Y es que los últimos estudios de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género apuntan a que el acoso a través de las nuevas tecnologías se ha convertido en una forma cada vez más común de ejercer este tipo de violencia entre los más jóvenes. Whatsapp, Tuenti y las llamadas al móvil son los medios más frecuentes para enviar y recibir mensajes insultantes o amenazantes, como forma de maltrato.

En paralelo, los más jóvenes tienen una percepción del riesgo muy baja. Así lo demuestra el hecho de que el 28,1% de los adolescentes no consideren conducta de riesgo responder a un mensaje en el que se le insulta. Una proporción similar asegura que colgaría una fotografía suya en internet sin permiso de sus padres.

Para el año 2015, los jóvenes “continuarán siendo uno de los principales destinatarios” de las iniciativas de sensibilización. Iniciativas para las que la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género cuenta con un aumento presupuestario de 3,3 millones de euros, además de una partida específica de un millón de euros para planes personalizados para las mujeres y sus hijos.

Además de las campañas, la ministra se ha referido a otras medidas emprendidas en el marco de la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, que se pondrán en marcha en los próximos meses.

En concreto, ha mencionado el Plan de Lucha contra la Trata de Mujeres y Niñas con fines de explotación sexual y el Protocolo Sanitario para la Atención y Detección de la mutilación genital femenina.

Asimismo, ha señalado que “queremos ofrecer una atención integral y personalizada, promover la coordinación y la asistencia a los grupos más vulnerables, mejorar la prevención y detección de los malos tratos”. También, “atender a las hasta hace poco, víctimas invisibles: niños y niñas que sufren maltrato”.

En este sentido, el Estatuto de la Víctima “reforzará sus derechos y garantías procesales”, y el nuevo Código Penal “tipificará nuevos delitos para castigar con contundencia al agresor”.

La ministra ha concluido su intervención asegurando que “desde las instituciones seguiremos trabajando de manera infatigable para terminar con la violencia contra las mujeres, que supone una agresión contra su dignidad, su libertad y su vida”. “Juntos -ha dicho- haremos que el nombre del respeto y de los derechos humanos sea el único que se escuche el 25 de noviembre”.