Los cubanos han respaldado con una amplísima mayoría del 86,8 % la nueva Constitución del país, que sustituye a la que llevaba en vigor desde 1976 y consagra los cambios sociales y económicos introducidos en la última década sin modificar las bases del régimen comunista, si bien el voto del descontento ha marcado máximos en este tipo de referéndums, al registrarse un 9% de votos en contra y un 15,6 % de abstención.

Así, la participación en el referéndum celebrado este domingo fue del 84,4 %, según los datos preliminares proporcionados por las autoridades cubanas. De los 7.848.000 millones de votos depositados, el 86,8 % fue para aceptar el nuevo texto, el 9 % para rechazarlo y el 4,1% restante correspondió a votos en blanco o nulos, ha informado en una rueda de prensa la presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN), Alina Balseiro.

La nueva Constitución no modifica el sistema político de la isla, supeditado al Partido Comunista, ni renuncia al comunismo, pero sí plasma los cambios económicos y sociales producidos en el país en la última década tras las reformas introducidas durante los dos mandatos del hoy expresidente Raúl Castro (2008-2018).