Adaptar nuestro escritorio y el puesto de trabajo, además de un pequeño cambio de hábitos

Uno de los grandes males en la salud del trabajador de oficina durante toda su historia es el sedentarismo. Trabajar sentad@s durante varias horas al día afecta tanto al sistema circulatorio como a la espalda y cuello a través de distintas dolencias.

Por ello los especialistas en productos ergonómicos para oficina de Fellowes, que conocen las necesidades del trabajador en este sentido, ofrecen cuatro consejos para mejorar la salud en el trabajo y combatir los problemas que provoca el sedentarismo.

En primer lugar es imprescindible si se pasan muchas horas sentad@ utilizar un reposapiés. Con este aparato, que se coloca bajo el escritorio, va a mejorar notablemente la posición de las piernas elevándolas y ayudando a aliviar la presión en la zona lumbar. También mejora la postura y, por supuesto, la circulación.

Otra de las cosas que tienes que tener en cuenta para mejorar la salud en el trabajo es cuidar la espalda y la zona lumbar. Para eso no sólo basta con utilizar la postura correcta sino que existen accesorios como el respaldo lumbar que contribuye a evitar los problemas. Mejora la postura y se amoldan a la zona de la columna y la zona lumbar. Se adaptan a cualquier tipo de silla y están hechos de materiales 100% ergonómicos.

Los problemas en brazos y muñecas suelen venir por la postura frente al ratón y al teclado durante varias horas todos los días. Por eso, los reposamuñecas y los ratones ergonómicos cumplen con la función de dar descanso al túnel carpiano y también con la de utilizar eficientemente nuestras articulaciones superiores y sus músculos. Se reducen notablemente las molestias manteniendo una postura adecuada con estos accesorios ergonómicos.

Finalmente uno de los mejores consejos que te dan los especialistas de  Fellowes y que tiene que ver con el cuidado integral tanto de cervicales, como de la circulación sanguínea, la espalda, la vista y algunos más es el uso de estaciones de trabajo. Un estación de trabajo sirve para poder articular el monitor o para poder elevarlo en altura, cuidando así de los problemas de visión y cervicales. Pero también para elevar en altura todo el escritorio, trabajando así de pie y evitando largas horas de sedentarismo. Es una solución completamente integral.

Y, con todo ello, sigue las directrices para una buena postura a la hora de estar sentados frente al monitor o el escritorio. Todo suma y más, cuando se trata de salud.