La Organización está presente en 140 asentamientos en seis provincias de la comunidad

La situación de extrema vulnerabilidad que se sufre en los asentamientos chabolistas de Andalucía, y la falta de acceso a productos básicos se han agravado durante la emergencia del COVID-19. Las condiciones de estos núcleos de población impiden cumplir las medidas de confinamiento obligatorias durante el estado de alarma, que ha restringido además el acceso a ingresos para las familias que viven en ellos, en muchos casos procedentes de trabajos agrícolas o poco estables que se han paralizado.

Las personas que viven en los asentamientos son, de este modo, aún más vulnerables al contagio del virus, pero también se ven más expuestas a sufrir las consecuencias sociales y económicas de la emergencia que estamos viviendo. Cruz Roja Española está dando respuesta desde el inicio de la crisis sanitaria a las necesidades detectadas en estos asentamientos, proporcionando ayuda urgente y contribuyendo a cubrir necesidades básicas, como alimentos, agua y materiales de higiene; pero también se facilita información que ayude a la prevención del virus, y se apoya en las labores de control sanitario, valorando riesgos de contagio. Actualmente el voluntariado de Cruz Roja interviene en 140 asentamientos en seis provincias andaluzas (Almería, Huelva, Sevilla, Córdoba, Granada y en Jaén), en los que vive una población aproximada de 5.500 personas.

“Nos preocupa las medidas de prevención en estas zonas. El confinamiento es especialmente difícil, y esto incrementa el riesgo de que haya un contagio. Los lugares en los que habitan se trata en muchas ocasiones, de espacios muy reducidos, en los que viven muchas personas. En caso de que se produzca un contagio, las condiciones no son las adecuadas para aislar a las personas. En lo social, además estamos buscando soluciones a medio plazo para que la atención no se quede en una solución asistencial. Nos preocupa qué va a ocurrir después del estado de alarma”, explica Ignacio Romero, director autonómico del Programa de Integración de Personas Inmigrantes de Cruz Roja en Andalucía.

El acceso al agua en estos asentamientos ha supuesto un reto fundamental, a cuya solución ha contribuido Cruz Roja Española con la instalación de cubas y bidones que se rellenan con la colaboración de administraciones locales. En este sentido, gracias a un acuerdo con ANEABE, se ha podido también repartir agua y se ha contado con el apoyo de las administraciones locales y provinciales para el reparto de artículos de primera necesidad en los asentamientos de toda Andalucía.