El director de la Organización Mundial de la Salud aseguró que el brote de coronavirus COVID19 en China y otros 28 países, aún no puede ser llamado una pandemia, aunque tiene el potencial de serlo.

“Nuestra decisión sobre si usar la palabra pandemia para describir una epidemia se basa en una evaluación continua de la propagación geográfica del virus, la gravedad de la enfermedad que causa y el impacto que tiene en toda la sociedad. Por el momento, no estamos presenciando la propagación mundial incontenible de este virus, y no estamos presenciando una enfermedad grave o muerte a gran escala”, explicó Tedros Adhanom Gebreyesus.

El doctor Tedros dijo que los repentidos aumentos de casos en Italia, Irán y Corea del Sur son “profundamente preocupantes” y que entiende por qué existe especulación sobre si se debe declarar la pandemia. 

“¿Este virus tiene potencial pandémico? Por supuesto que sí. ¿Ya llegamos a esa situación? De nuestra evaluación, todavía no. Entonces, ¿cómo debemos describir la situación actual? Lo que vemos son epidemias en diferentes partes del mundo, que afectan a los países de diferentes maneras y requieren una respuesta personalizada”, explicó.

El funcionario recordó que la OMS declaró una emergencia de salud pública de preocupación internacional, el nivel más alto de alarma, cuando hubo menos de 100 casos fuera de China y 8 casos de transmisión de persona a persona.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud dijo que ahora mismo los esfuerzos deben centrarse en la contención, mientras se hace todo lo posible “para prepararnos para una posible pandemia”.

También explicó que no hay un enfoque único y que cada país debe hacer una evaluación de riesgos en su contexto. La OMS continúa monitoreando la evolución de la epidemia a nivel mundial durante todo el día.

Sin embargo, dijo, hay al menos tres prioridades que aplican para todos:

1. Todos los países deben priorizar la protección de los trabajadores de la salud

2. Involucrar a las comunidades para proteger a las personas con mayor riesgo de enfermedades graves, en particular los ancianos y las personas con afecciones de salud subyacentes

3. Proteger a los países más vulnerables, haciendo todo lo posible para contener las epidemias en las naciones con capacidad para hacerlo

Tedros informó que en los últimos días ha mantenido reuniones con los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Alemania, Indonesia, Cuba y la República de Corea, y les agradeció por su apoyo a la respuesta mundial.

“También deseo agradecer a la Comisión Europea por su contribución de 232 millones de euros, lo que demuestra el tipo de solidaridad global que me da esperanza. Francia, Alemania y Suecia también han anunciado contribuciones adicionales. Esta es una amenaza compartida. Solo podemos enfrentarlo juntos, y solo podemos superarlo juntos”, concluyó.