El Banco Central Europeo (BCE) anunció la noche de este miércoles y por sorpresa un programa de compra de bonos públicos y privados de 750.000 millones de euros para contrarrestar los “serios riesgos” que supone la crisis del coronavirus para su política monetaria.

“El Consejo de Gobierno del BCE está comprometido a ejercer su papel en apoyo de todos los ciudadanos de la zona euro a través de estos tiempos extraordinariamente difíciles” y a hacer “todo lo necesario dentro de su mandato”, asegura la entidad en un comunicado.

El BCE ha indicado que el Programa de Compra de Emergencia por Pandemia (PEPP) realizará adquisiciones de “todas las categorías de activos elegibles” según el actual Programa de Compra de Activos (PPA).

Además, las adquisiciones serán “flexibles” y no se distribuirán de forma regular a lo largo del tiempo y el espacio. “Esto permite fluctuaciones en la distribuciones del flujo de compras en el tiempo, en los tipos de activos y entre jurisdicciones”, señala la nota.