Desde Bruselas, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha anunciado que todas las personas que han estado en contacto con pacientes que han dado positivo deberán estar en cuarentena. De momento, la medida afecta a unas 250 personas, que ya están en aislamiento y se les someterá a las pruebas de detección del coronavirus.