Las autoridades de Costa Rica secuestraron más de cinco toneladas de cocaína escondidas en un container en el puerto de Limón, centro este del país, que se dirigía a Rotterdam, Holanda.