Este lunes la cifra ha ascendido a 908 muertos en China, dato al que hay que añadir la muerte de un hombre en Filipinas, por lo que el total son 909 muertes por la enfermedad.

De los 97 decesos, 91 han tenido lugar en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, epicentro del brote y que permanece en cuarentena de facto desde el pasado 23 de enero. Los seis casos restantes se han distribuido en Anhui (este, dos muertes), Jiangxi (este), Heilongjiang (noreste), Hainan (sur) y Gansú (centro-norte).

En cuanto a los contagiados, ya son más de 40.000 (40.171), de los que 6.484 son casos graves. China continúa incidiendo en el número de personas que han superado el coronavirus -3.281-, a pesar de que se ha cobrado la vida de más personas que las afectadas por el SARS de 2003.

Una “misión internacional” de expertos, dirigida por el veterano Bruce Aylward, que ya trabajó en otras emergencias sanitarias, partió hacia China la noche del domingo, anunció la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La epidemia continúa propagándose en el mundo. Hay más de 320 casos de contaminación confirmados en unos treinta países y territorios, con 5 nuevos casos, hasta llegar a 11, en Francia.