Pionyang ya había amenazado con destruir la simbólica oficina, habilitada en 2018 en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong como parte del acercamiento diplomático entre los dos países, técnicamente aún en guerra.

El régimen de Pionyang confirmó hoy la destrucción de la oficina de enlace intercoreana como parte de su decisión de “interrumpir todas las líneas de comunicación” entre ambos países.

La confirmación fue hecha por la agencia oficial norcoreana, KCNA, pocas horas después de que desde Seúl se informara de la destrucción de esas instalaciones.

Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, advirtió el sábado a Seúl sobre la posibilidad de demoler el edificio en respuesta al supuesto envío desde Corea del Sur de panfletos con propaganda contraria al régimen por parte de activistas.

A grandes rasgos, Corea del Norte ha ido endureciendo su postura con Estados Unidos y Corea del Sur en el último año, tras el fracaso de la cumbre sobre desnuclearización de Hanói, en la que Washington consideró insuficiente la propuesta de desarme del régimen de Pionyang.