La Cumbre del Clima de Katowice, en Polonia, aún no tiene un texto final. Tras doce días de negociaciones, los 197 países presentes en la COP24 no han logrado aún un acuerdo definitivo, lo que les ha llevado a prolongar sus reuniones durante la noche del viernes.

Los principales escollos hacia el acuerdo tienen que ver con el grado de ambición que recoja finalmente el texto, la financiación de los países desarrollados a los menos desarrollados y vulnerables, y el Libro de reglas que, pese a ser común a todos, comprometa a los países en función de sus capacidades y emisiones históricas.

El informe científico del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el cambio climático sigue siendo la clave. Dicho documento insta a frenar de manera urgente el aumento de la temperatura en 1,5 grados, alertando de serias consecuencias si la temperatura global supera esta cifra.

La Unión Europea y China, entre otros, son partidarios de tomar estas recomendaciones como una base científica a partir de la cual actuar, pero otros países como Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí o Kuwait se muestran reacios a asumir como ciertos los datos del informe.