El consumo de cocaína y de otras drogas ilegales, como la heroína, se encuentra en mínimos históricos en la población general española (de 15 a 64 años). Es una de las conclusiones de la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y otras Drogas 2013/2014, presentada hoy por el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín.

Entre las drogas cuyo consumo ha descendido en la población general también se encuentra el cannabis. Sin embargo, el inicio en el consumo de esta sustancia muestra una realidad preocupante por la banalización de su consumo y el desconocimiento de sus riesgos. El número de personas que empezaron a consumir cannabis (169.000) supera al de quiénes comenzaron a consumir tabaco (142.000). Entre los que se iniciaron en el consumo de cannabis en 2013, 61.000 (el 36%) tienen entre 15 y 17 años.

200814DrogasInterior“Los datos confirman la extensión de patrones de consumo problemático de esta sustancia. El 2,2% de la población española de 15 a 64 años (más de 700.000 personas) cumple los criterios requeridos para el diagnóstico de consumo problemático de cannabis. Además el consumo diario de cannabis sube dos décimas hasta el 1,9% de la población encuestada de entre 15 y 64 años, lo que supone que alrededor de 620.000 personas fuman cannabis todos los días” ha explicado Babín.

Babín también ha subrayado el riesgo para la salud que supone el consumo intensivo del cannabis y su capacidad adictiva. “Por primera vez en nuestro país, el cannabis se ha convertido en la droga que más demandas de tratamiento genera entre las personas que solicitan ayuda por primera vez, superando a la cocaína y la heroína. Además, el 72% de los que acudieron a recibir tratamiento por cannabis en 2012 consumía diaria o casi diariamente”.

El delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas asimismo ha mostrado su preocupación por “el consumo de cannabis en menores de edad, que es mayor que en el resto de los encuestados”, sobre todo si se tiene en cuenta la baja percepción de riesgo que los ciudadanos tienen respecto a esta sustancia en comparación con otras. Entre los menores de 15 y 17 años, el consumo de cannabis en el último año es 5 puntos superior al registrado entre adultos.

Drogas más consumidas

La Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y otras Drogas (EDADES) 2013/2014 forma parte de los estudios periódicos que desde 1995 realiza la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, con el fin de conocer la evolución del consumo de sustancias psicoactivas en nuestro país. La presente edición incluye un total de 23.136 personas entrevistadas entre la población general de entre 15 y 64 años. Se trata de una de las encuestas de mayor muestra poblacional en adultos de toda Europa.

Como novedades, en la presente edición se ha introducido por primera vez preguntas que permiten conocer la incidencia del consumo de drogas, es decir cuántas personas se inician en el consumo, y otro sobre consumo problemático de cannabis. También se ha ampliado a 23 el total de drogas incluidas en el cuestionario.

Los datos demuestran que las drogas de mayor consumo son, por este orden, el alcohol (el 78,3% lo ha consumido en los últimos doce meses), el tabaco (40,7%) y los hipnosedantes (12,2%). La proporción de personas que consume hipnosedantes supera por segunda vez a la de los consumidores de cannabis (9,2%).

La encuesta pone de manifiesto un ligero aumento del consumo de sustancias legales (tabaco, alcohol e hipnosedantes) y un ligero descenso en el uso de sustancias ilegales. También se consolida el policonsumo, donde el alcohol y el cannabis juegan un papel predominante.

Edad de inicio y diferencias de género

La edad de inicio en el consumo de las diferentes drogas se mantiene estable, con respecto a ediciones anteriores de la encuesta. El inicio más precoz ocurre en los consumos de tabaco y alcohol y cannabis. El más tardío sigue siendo el de los hipnosedantes, que empiezan a consumirse a los 35 años de media.

En cuanto a las diferencias de género, los datos confirman una mayor proporción de consumidores entre los hombres, excepto en el caso de los hipnosedantes, donde la proporción de mujeres consumidoras duplica al de los varones. Estas diferencias se acentúan en el caso de la cocaína, donde la proporción de hombres triplica al de las mujeres y del cannabis, donde esta proporción se duplica.

Por edades, las prevalencias de consumo son mayores en el grupo entre los 18 y los 64 años en el caso del alcohol, tabaco, hipnosedantes y cocaína. En cambio, con respecto a la práctica del botellón y las borracheras, son mucho más elevadas en el grupo de 15 a 17 años.

Y lo mismo sucede en el caso del cannabis en el último año, que es 5 puntos más elevado entre los menores de 15 a 17 años que entre los adultos (18-64).