Con fechas muy propicias para hacer balance y fijar el foco en el próximo año, y Agenda de la Empresa me ofrece una oportunidad magnífica para pensar en voz alta en estas páginas. Se cumplen ahora seis meses desde que la presidenta de la Junta de Andalucía me pidiera asumir la cartera de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio. Han sido unos meses de actividad trepidante. El trabajo es ingente y la responsabilidad máxima en una Consejería con estas competencias y en una coyuntura como la actual. Según las previsiones que manejamos, a mediados de 2018 la economía andaluza alcanzará un nivel de crecimiento similar al que tenía en 2008, justo antes del inicio de la recesión económica.

A día de hoy, concatenamos cuatro años consecutivos de crecimiento del PIB andaluz. Lo hacemos con un crecimiento elevado, por encima del 3%, y además equilibrado, que se apoya en todos los sectores productivos, en el consumo de los hogares y, muy especialmente, en las exportaciones, que han continuado batiendo récords estos años. Un crecimiento basado en la economía real y no en la financiera o especulativa que nos llevó a esta crisis. Para el próximo año, las previsiones que manejamos apuntan a un crecimiento real del PIB andaluz del 2,6 %, que nos permitiría avanzar en convergencia. En base a esta previsión, estimamos que se crearán aproximadamente 80.400 puestos de trabajo el año que viene. Y este es, sin duda, el dato más alentador: que el dinamismo económico empieza a tener su impacto por fin en el mercado laboral.

No lo suficiente, ni al ritmo que deseamos, es cierto. Pero vamos progresando: en algo más de tres años hemos recuperado casi el 60% del empleo que se perdió en los años de crisis económica. Y somos la comunidad en la que más baja el paro y la que más empleo ha creado, aportando uno de cada cinco empleos creados en España. En esta coyuntura compleja, hemos avanzado en esfuerzo tecnológico e innovación, manteniendo el gasto en I+D, mientras en España ha caído un 10%.

Hace unas semanas aprobamos en el Parlamento de Andalucía unos nuevos presupuestos autonómicos diseñados, un año más, a base de diálogo y de acuerdos. Unos presupuestos con un marcado carácter social, para que la recuperación económica llegue a los ciudadanos y a las familias, y para atender a las grandes preocupaciones de los andaluces.

Es el momento de empezar a construir futuro. Y el futuro está marcado por unos avances tecnológicos extraordinarios. Una Economía Digital que nos ha situado a las puertas de las que todos coinciden en denominar ya como la Cuarta Revolución Industrial. Ha llegado el momento de las grandes reformas. Es la hora de la política con mayúscula, capaz de trabajar con prospectiva, de anticiparse para identificar tendencias y de introducir cambios de calado.En Andalucía vamos a iniciar la redacción de un nuevo Plan Económico con el que afrontar los nuevos retos a los que nos enfrentamos en este nuevo contexto económico mundial. Se trata de sentar las bases de un nuevo proyecto político y económico que favorezca un crecimiento económico basado en el conocimiento, la innovación y la sostenibilidad, y no en los costes laborales. Necesitamos nuevas recetas para hacer frente a estos nuevos retos. Y con toda seguridad, Andalucía sabrá estar a la altura de un futuro que ya es presente en este 2018 que afrontamos.

Javier Carnero Sierra

Consejero de Empleo, Empresa y Comercio