La Navidad es una época de encuentros y numerosas comidas. Para que la ciudadaníacuisine-831583_640disfrute de unas buenas Fiestas de Navidad sin que su peso sufra grandes alteraciones, el doctor Daniel Cabo, endocrino en los hospitales Quirónsalud Marbella y Campo de Gibraltar, ofrece prácticos consejos para pasar unas fechas sin excesos, ya que tal y como explica “disfrutar momentos con la familia o los amigos no significa tener excesos no justificados que a la larga nos hagan arrepentirnos”. Para no llegar a este punto, aconseja seguir estas sencillas recomendaciones:

1) Las fiestas navideñas son los días 24, 25, 31 de diciembre y 1 y 6 de enero; por tanto, en todas las demás fechas englobadas en este periodo se ha de evitar cualquier tipo de exceso, incluso realizar una dieta algo más estricta de lo habitual para compensar esos días festivos. Nuestro peso lo agradecerá y haremos que las fechas señaladas sean más especiales.

2) Para las personas que estén siempre cuidándose y vigilando su peso, el objetivo de la Navidad es, sobre todo, intentar no aumentarlo y, en caso de que así sea, mejor una ganancia leve o moderada para que tras las Fiestas se pueda abordar con éxito su reducción.

3) Para los días más señalados, en los que se suelen cocinar menús más especiales, el doctor recomendaría lo siguiente:

Nochebuena y Nochevieja: Las cenas excesivas son las principales causas de aumento de peso en Navidad dado que aportan un exceso de calorías que posteriormente vamos a acumular al acostarnos.

Se recomienda que las comidas al mediodía de esos días sean más ligeras de lo de costumbre y tomar una merienda ligera (yogur desnatado con una pieza de fruta troceada) para no llegar a la cena con exceso de apetito.

Las cenas deben ser especiales pero existen algunos detalles que nos pueden servir para evitar excesos innecesarios:

Primero: Una sopa de tipo consomé o con verduras es un buen inicio antes de pasar al segundo plato. Se ha de evitar que tenga exceso de grasa y con una base con hidratos de carbono ligera (fideos o similares).

Segundo: El marisco o el pescado siempre es más recomendable que el cerdo o el cordero, dado que supone un gran aporte proteico con menor grasa saturada y más rica en omega 3. Es recomendable al horno con alguna salsa en su jugo y poco aceite. Se puede especiar al gusto. El marisco es más recomendable tomarlo al vapor/cocido o a la plancha, sin salsas hipercalóricas o pesadas. Con respecto a las cantidades se recomienda siempre moderación y, si se desea, tomar un trozo de pan limitado por persona para acompañamiento.

Postre: Cualquier postre ligero hecho a base de frutas sin cremas pasteleras o huevos es válido, para terminar con alguna degustación de dulces navideños, a poder ser con cierta limitación (se aconseja servir una selección moderada con 3-4 porciones por persona en platos individuales y no poner una bandeja surtida en el centro de la mesa de la que escoger libremente y sin limitación)

Navidad, Año nuevo y Día de Reyes: Las comidas navideñas del mediodía pueden ser más flexibles dado que podemos contar con hacer la cena de ese mismo día más ligera.

Primero: Se puede empezar con algún entrante tipo montadito con uno o dos finos biscotes que combine tomate modalidad iberiko (mezcla entre kumato y raf) de sabor excepcional, acompañado con queso curado a semicurado cortado en finas lonchas , para no perder sabor alguno pero sin exceso del mismo, aliñado con aceite oliva virgen extra y un ligero toque de sal. También se puede cambiar el queso por jamón de bellota (una loncha).

Segundo: El marisco o el pescado siempre es lo más recomendable, pero como alternativa se podría plantear medallón solomillo de ternera desgrasado al horno con patatas cocidas de guarnición, especiado al gusto. Con respecto a las cantidades siempre moderación y tomar un trozo de pan limitado por persona para acompañamiento si se desea.

Postre: Macedonia de frutas con yogur desnatado y, para terminar, alguna degustación de dulces navideños, a poder ser con cierta limitación (se recomienda servir una selección moderada con 3-4 porciones por persona en platos individuales, sin poner una bandeja surtida en el centro de la mesa de la que se escoja libremente y sin limitación)

Con respecto a las bebidas lo mejor es tener un vaso de agua, una copa de vino y otra de cava o champagne, alternando todas las bebidas durante la comida, aunque el líquido principal debe ser el agua para saciar la sed y ayudar a la deglución. El vino o el cava/ champagne , mejor para degustación acompañando a las comidas y contrastando los sabores. Evitar volver a llenar los vasos de alcohol de nuevo, manteniendo el mismo vaso inicial durante toda la velada.