Un atentado terrorista perpetrado el domingo en el Hotel Elite de Mogadiscio, la capital de Somalia, dejó 16 muertos y un número indeterminado de heridos.  

El representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Somalia, James Swan, indicó que el blanco de los ataques fueron los civiles, entre ellos los trabajadores gubernamentales que disfrutaban pacíficamente de la tarde del domingo. “Este acto salvaje no tiene cabida en el país que están construyendo los somalíes y merece la más enérgica condena”, dijo.

De acuerdo con despachos de prensa, el atentado fue reivindicado por el grupo terrorista Al-Shabaab y tuvo lugar después de que un coche bomba explotara a las puertas del hotel, que se encuentra en la playa de Lido, un popular punto de encuentro en el Océano Índico.